¿Cuándo y cómo debo lavarme el cabello?

¿Cuántas veces has escuchado que lavarse el pelo todos los días o muy frecuentemente genera más grasa en el cabello o estimula su caída?

 Es hora de desmentir mitos porque el enjabonarse diariamente el cabello no tiene por qué ser un problema si usamos los productos adecuados.

El pelo debe lavarse cuando este mismo lo pida, no solo por mejorar su aspecto, sino también por salud. Siempre será preferible lavarse de forma frecuente que no hacerlo. Lavarse cada 24 o 48 horas o 5 o 6 días en semana es lo recomendable para mantener una adecuada higiene.

Dependerá de las particularidades de cada cabello, puesto que uno más graso tendrá más necesidad de limpieza que un cabello seco. En caso de cabellos dañados por calor, decoloración u otros productos químicos, deberemos disminuir la frecuencia o ser menos constantes.

Los factores externos, contaminación y los radicales libres provocan sequedad, aparición de grasa, apelmazamiento, pérdida de luminosidad, encrespamiento y en casos más extremos, la caída del cabello. Todo se agrava si dejamos el pelo sucio sin lavar, ya que las bacterias empeoran la situación.

Igual que se hace con los productos de cuidado facial, es importante elegir el champú más adecuado, así como evitar el uso de productos agresivos o que perjudiquen al cuero cabelludo. 

En Fabiola te ofrecemos una gama de champús suaves y respetuosos con la fibra capilar formulados con ingredientes naturales para conseguir un cabello nutrido, hidratado, limpio y suave, con el que te podrás lavar el pelo siempre que quieras y sin preocupaciones.

Elige entre nuestro Champú Hidratante de Aguacate Ecológico, ideal para hidratar el cabello en profundidad gracias a los ácidos grasos esenciales del aguacate.

Aporta brillo, fuerza y vitalidad al cabello con nuestro Champú Revitalizante de Argán Ecológico.

Con el Champú Nutritivo de Coco Ecológico nutre en profundidad los cabellos más secos y castigados.

Repara la fibra capilar, fortalece el cabello y protégelo de las agresiones externas con nuestro Champú Reparador de Quinoa Ecológico.

Controla el exceso de sebo en cabellos con tendencia grasa, estimula el riego sanguíneo, favoreciendo el crecimiento del cabello y purifica el cuero cabelludo con el Champú Purificante de Romero Ecológico.

Todos disponibles en formatos de medio litro y cinco litros.

No solo importa la frecuencia, sino también cómo nos lavamos el pelo y si lo hacemos bien o mal. Es por ello que te dejamos algunos tips:

-Preferiblemente desenredar el pelo cuando está mojado a seco y realizar un cepillado suave.

 –Lavarlo con agua templada.

 –No frotar. Aplicar el champú en la mano y luego en el cabello, de la raíz a las puntas, realizando un pequeño masaje circular en la parte superior de la cabeza.  En el resto del pelo se puede aprovechar la espuma que cae y se origina durante el lavado.

 –Eliminar bien los restos de champú.

 –Secar con la toalla o al aire libre. Dejarlo descansar de secadores, planchas y otros dispositivos térmicos con alta temperatura que alteren la cutícula y la fibra capital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.